prensamarco2010

Archive for the ‘propuestas’ Category

“El embargo contra Cuba es pornográfico”

In Cuba, Entrevistas, propuestas on 10 febrero 2009 at 12:52 AM

Alejandra Matus
Santiago, Chile

Marco Enríquez-Ominami apenas cumple el requisito de edad para ser candidato presidencial (35 años) y lanzó su campaña en youtube. Forma parte de la llamada bancada “díscola” del congreso: diputados de la concertación de partidos por la democracia -la coalición de centroizquierda que gobierna desde 1990-, que han desafiado las órdenes del partido.

El joven se presentó como candidato díscolo, sin el apoyo de su partido (el socialista) y está empecinado en obtener firmas que le permitan participar en las primarias de abril, donde sólo dos candidatos cuentan con la venia de la coalición: el demócrata cristiano Eduardo Frei Ruiz-Tagle, y el radical José Antonio Gómez. El PS se quedó sin representante cuando el secretario general de la OEA, José Migue Insulza, abdicó de su postulación.

Enríquez-Ominami, licenciado en filosofía y cineasta, difundió su mensaje transgresor con la cabellera larga peinada hacia atrás, traje oscuro y la bandera chilena desplegada a su espalda. Una escena que rememora las imágenes con que los presidentes chilenos se dirigen al país en las clásicas cadenas nacional de televisión. “fue a propósito”, explica el candidato en entrevista con Terra Magazine. “Mi mamá me enseñó que en un país tan conservador como éste, para comunicar ideas vanguardistas tengo que vestirme de momio (apelativo despectivo con que se identifica a la elite de derecha en Chile)”.

Enríquez-Ominami es hijo del mítico líder del Movimiento de Izquierda Revolucionario (MIR), Miguel Enríquez, quien murió en 1975 enfrentándose a tiros con agentes de la policía secreta de Pinochet, e hijo adoptivo del senador socialista Carlos Ominami. Su madre, Manuela Gumucio, es hija de uno de los fundadores de la “democracia cristiana”. Sin embargo, asegura que no quiere ser medido por su cuna ni por lo que tiene, sino por lo que sueña y lo que hace.

“Quisiera terminar con esta sociedad brutalmente clasista”, afirma. El diputado creció en Francia, donde su madre estaba exiliada, y al regresar, como un adolescente, le golpeaba que las personas le preguntaran por el origen de sus apellidos. “Cuando escuchaban Gumucio, las viejas de mierda respiraban tranquilas”.

Desde un café starbucks en el barrio pudiente de la capital, el candidato responde a los mensajes que recibe desde la web, blog y facebook, donde ya reúne 11 mil adherentes. Esta semana irá a Cuba, integrando la comitiva que acompaña a la presidenta Michelle Bachelet. “Tengo un vínculo importante con Cuba. Mi familia por el lado Enríquez fue recibida por ese país. Hay un hospital y un colegio que llevan el nombre de Miguel”.

-¿No se siente tentado de hablar de derechos humanos allí?

-Yo no tengo contradicciones. Primero, creo que hay un embargo pornográfico en contra de Cuba. Segundo, tengo una mala opinión del régimen monárquico presidencial chileno y una mala opinión del régimen político cubano. Lo que no quita que sea cauto y respetuoso de ambos sistemas.

-¿No va allá a decir que no le gusta el sistema?

-No. Soy respetuoso. Voy como invitado de una gira presidencial y no están pidiendo mi opinión sobre esto. Es un tema de orden. Yo pongo por delante que hay un embargo pornográfico. Sáquenmelo, y después yo podría expresar críticas mucho más radicales de las que he escuchado. En esto, me parece que la DC (que ha pedido que la presidenta Bachelet se reúna con la disidencia) ha demostrado un cinismo brutal.

-¿Por qué?

-Porque son los primeros en ir a veranear a Cuba y los primeros en ir a China. El grupo de amistad Chile-China lo dirige un DC (se refiere al diputado Roberto León). A mí no me gustan el sistema chino, ni el cubano, ni el chileno. Ojalá cambiaran todos.

El candidato afirma que el intento de los partidos oficialistas de cerrarle el paso a la participación en las primarias impulsó a ex asesores del presidente Ricardo Lagos, a actores, cineastas y músicos a expresarle su apoyo. También lo asesora el publicista y ex confidente de Miterrand Jacques Séguéla, con quien el joven político asesoró a Jorge Castañeda en México y a Alejandro Toledo, en Perú.

-¿Qué opina del candidato oficialista con más apoyo, Eduardo Frei Ruiz-Tagle?

-Yo creo que la adhesión que tiene Frei es de gente que tiene mucho miedo y adversión al cambio. Lo mismo ocurre con Piñera, a quien lo apoya gente que cree en discursos conservadores, a pesar de que se han caído en el mundo entero, con ese gobernador que iba a putas con tarjeta de crédito. Todas estas figuras convencionales de familias ordenadas tienen pies de barro.

-Pero hasta los más progresistas invocan a Dios. Obama lo hace.

-Sí, pero Obama tiene la gracia de que hay una cierta sinceridad. El reconoce que fumó pito (marihuana) y que estuvo cerca de la cocaína. En Chile todavía sigue gobernando la monarquía inglesa. Nadie reconoce algo así.

-¿Y usted ha fumado marihuana?

-Sí, por supuesto. Cómo no. Hace pésimo y les digo a mis hijas que por favor no lo hagan. Sé perfectamente el daño que hace, porque lo viví. En el mundo de los colegios privados donde yo crecí, el 80 por ciento fumaba pito o tomaba alcohol. Era todo carrete permanente.

A pesar de todo, la transgresión de Enríquez-Ominami tiene un límite. Dice que no permitirá que su postulación favorezca al candidato de la coalición de derecha, Sebastián Piñera. “En segunda vuelta no voy a hacer ningún guiño para que los conservadores censuradores estén en el poder. Creo que le haría mal a Chile”.

-¿Por qué no le gusta Piñera?

-No me gusta que está acompañado de gente que no cree en la libertad de expresión, ni en los derechos civiles, que le parece normal que Pinochet fuera defendido en Londres.

-Fue el Gobierno de Eduardo Frei quien lo defendió.

-Por eso tengo discrepancias cruzadas con ambos.

-¿Qué figura latinoamericana lo representa? ¿Evo, Chávez, Kichner?

-Evo Morales me parece súper interesante. Siempre he creído que a los gobiernos hay que evaluarlos en el aspecto simbólico y en el sustantivo. Morales ha hecho cambios en lo sustantivo y en lo simbólico. El Chávez que terminó con el analfabetismo en Venezuela y que denuncia el mundo unipolar que pretendió imponer Bush, me gusta. El Chávez que está obsesivamente preocupado de su reelección, no me gusta. Los Kichner que no han avanzado en transparencia en la publicidad oficial, no me gustan. Los Kichner que le pegan un golpe brutal al sistema de previsión privado en Argentina, sí.

-¿Qué significa la figura de Miguel Enríquez para usted?

-Todo y nada. Yo tengo 35 años y Miguel murió a los 30. Creo que hay una cierta urgencia que tiene que ver con la coherencia. Apostar por temas que a veces te hacen perder votos, como el aborto. Hay mujeres que se van presas por abortar o se mueren por abortos mal practicados. Acabo de denunciar el caso de una mujer que espera un hijo que no tiene vida cerebral, no tiene nariz, no tiene oídos, y va a nacer igual. Los médicos le han dicho que lo mejor hubiera sido interrumpir el embarazo, pero no pueden ayudarla porque se van presos.

La pregunta es: ¿Es de izquierda la lucha por los derechos sexuales? Un integrante de la directiva de mi partido me pidió formalmente que retirara el proyecto porque no está en la agenda de gobierno y porque no es una lucha del socialismo. “¿Y cuál sería una lucha nuestra?”, le pregunté. “la pobreza”, me respondió. ¡Pero esto también tiene que ver con la pobreza! Esa postura es una expresión de la incomprensión de lo que pasa en Chile. Cuando tomé la decisión de dar esta lucha, pensé en Miguel. Lo admiro porque él lo arriesgó todo por sus ideas y yo también, a mi manera, arriesgué lo que se entiende como capital político para dar esta lucha. La gente me decía: “No te van a cubrir los medios de derecha”. Y mi posición fue, bueno, entonces no tiene sentido ser diputado. Si los diputados que ganan lo que ganan, tienen fuero, un cargo irrenunciable, no presentan estos proyectos, entonces quién lo hará.

-¿No cree que el hijo de Miguel Enríquez compromete a un mínimo de reformas, no habrá apoyo’. debería estar metido en las barriadas o entre los mapuches haciendo activismo político?

-Mi manera de ser coherente es haber presentado casi 150 proyectos de ley, tener casi 100 por ciento de asistencia. Ahora tratar de compararme con Miguel Enríquez es no entender que él eligió un camino que fue dar su vida por sus ideas. Cuando me preguntan qué opinaría él de ti, bueno, él eligió no opinar de mí. Tenía tres hijos de tres madres y tomó su opción sabiéndolo. No estaba borracho. El estaba encerrado en una casa clandestina, enfrentando solo a la dictadura. El nos dijo a todos: ‘Es tan indignante la dictadura que estoy dispuesto a entregar mi vida por esto’. Hecho.

-¿Está haciendo una campaña para ganar las elecciones o para hacer un gesto?

-Lo hago porque tengo la convicción de que hay una oportunidad enorme y un reclamo gigantesco. Vamos a tratar con humildad, con aspiración serena, de encarnarlo. La Concertación no gana elecciones si no es con la ayuda de todos. Ahora nos pueden echar, denostar, pero están fritos. Al final del día, en segunda vuelta, van a necesitar de todos. Los mismos que me insultaron, van a tener que esconderse, para decir por favor súmate.

-Puede ser que después de pedirle el apoyo, no se cumplan los compromisos. Ha sucedido.

-Por eso yo prefiero presentar el debate ahora. Decir que por mi culpa va a ganar la derecha no funciona ahora, porque falta mucho (las elecciones son en diciembre). Tengo un espacio loco para construir contenido, para decirle a quien vaya a gobernar: ‘Si usted no se compromete a un mínimo de reformas, no habrá apoyo’.

Anuncios